ENCURTIDOS DE FRUTA: CóMO HACERLOS Y EN QUé PLATOS SACARLES PARTIDO

Los encurtidos están en lo más alto de las cosas que me gusta comer. Ese saborcillo salado y avinagrado realza prácticamente cualquier receta: desde el pepinillo en la hamburguesa –absolutamente necesario– a las piparras en una gilda o en un potaje; todo mejora. Estamos acostumbrados a encurtir las mismas cosas, y aunque no hay nada mejor que ir a una tienda de encurtidos y llevarte todos los tipos de aceitunas, banderillas y demás, hay que abrir un poco más el abanico: no sólo las verduras se benefician de esta técnica.

Las frutas aguantan perfectamente el mismo proceso –y, además, evitas que se pongan pochas en dos días– y aportan un sabor diferente y más fresco. ¿Y para qué encurtir fruta sólo para un plato concreto? Error. Se puede usar en ensaladas, salteados con arroz, noodles o platos de pasta fríos, poké y tartar, gachas y hasta en tus propias gildas caseras. Vamos a ello.

Para esta receta vamos a ver una receta base de salmuera, dejando la fruta a vuestra elección. Eso sí, no la uséis muy madura: queda bastante mejor cuando está un pelín verde. Mango, piña, nectarina, tomates verdes, ciruelas, nectarinas, melocotón… el cielo es el límite. De regalo, una aplicación: un tiradito en el que se pueden cambiar tanto la fruta como el pescado para adaptarlo a vuestros gustos (o a lo que tengáis a mano).

Tiradito de atún con fruta encurtida

Si tienes dudas o quejas sobre nuestras recetas, escríbenos a [email protected]. También puedes seguir a El Comidista en TikTok, Instagram, X, Facebook o Youtube.

2024-07-04T03:26:47Z dg43tfdfdgfd